Articulo

Inclusión y diversidad para la innovación

Para innovar no hay una receta única, pero sin duda, el ingrediente principal siempre son las buenas ideas y en la práctica, si esas ideas no se llevan a la realidad no hay innovación. En el Open Lab creemos que las mejores ideas son aquellas que se co.crean, que se construyen en equipo y que se hacen realidad gracias a esfuerzos que se suman. También sabemos que las ideas y las acciones son producto de las personas que se sientan a crear y se atreven juntas a transformar, por esto, para tener ideas nuevas y diferentes se necesita que esas personas que se articulan sean también diferentes, y es así como la diversidad aparece en la ecuación. Este año, parte del equipo tuvo la oportunidad de viajar a Toronto, específicamente a Rotman School para aprender sobre diversidad e inclusión y cómo éstas son variables necesarias para lograr innovación efectiva. Entendimos que la diversidad no tiene que ver solamente con el género, la raza, la identidad sexual o la nacionalidad. La diversidad tiene que ver también con lo que no vemos, las historias de vida, el pasado de cada persona, su familia, su educación, su forma de ver el mundo. Uno de los grandes aprendizajes fue entender que la diversidad es un hecho por defecto, una característica implícita en el mundo. El reto real no es la diversidad, es la inclusión, porque ésta es una decisión. Se ha demostrado que los equipos diversos son mucho más eficientes que los grupos homogéneos ante la resolución de problemas complejos. Así, la importancia de la diversidad tiene que ver con el hecho de tener distintas perspectivas en la conversación. Nunca tenemos la información completa frente a una situación, estamos sesgados siempre, pero si logramos potenciar las historias y experiencias individuales, conectando las diversas perspectivas, las discusiones serán mucho más complejas pero también incluirán más información y esto permitirá llegar a una resolución de problemas más eficiente, certera e innovadora. Las grandes ideas surgen de la conexión de diferentes experiencias, de diferentes corazonadas y el tener equipos diversos garantiza en gran medida un universo de nuevas formas de solucionar un problema conectando esas experiencias variadas.

Varias compañías han diseñado múltiples estrategias al interior para potenciar la diversidad a través de la inclusión. IBM tiene un programa de inclusión y diversidad que busca que sus empleados se involucren en diferentes causas sociales de su interés en diferentes lugares del mundo. Ikea durante 2016/2017 co lideró el primer panel de alto nivel de la ONU sobre Empoderamiento Económico de la Mujer para ayudar a liberar el potencial de las mujeres para que participen plenamente en la economía y logren la independencia financiera. Para L’oreal por ejemplo no es suficiente construir una fuerza de trabajo diversa e inclusiva si no se usa ese talento. Aprovecharon la visión de la fuerza de trabajo diversa de la empresa para crear marcas de consumo y ofertas que se adapten a grupos étnicos específicos. Dropbox por su parte sabe que diferentes personas tienen diferentes formas de trabajar, es por eso que diseña cada una de sus oficinas y espacios para adaptarse a estilos de trabajo diversos. Así como estás hay muchas iniciativas y proyectos en diferentes compañías del mundo.

La transición a organizaciones más diversas e incluyentes es un proceso, no será un cambio de la noche a la mañana, pero el primer paso será retarnos a vivir pequeñas transformaciones día a día. La inclusión es un proceso que implica salir de la zona de confort, y así como la innovación empieza por retarnos a nosotros mismos, desde el ser, desde cómo vemos y nos relacionamos con los demás, ésta requiere un proceso similar. Es importante que todos empecemos a incluir de forma consciente, pues por instinto nuestra mente y comportamiento responden todo el tiempo a sesgos que nos llevan a excluir de forma inconsciente. Si quieres retarte e inspirar a otros para actuar de forma más incluyente día a día, te tenemos dos ideas para empezar.

1. Identifica tu súperpoder y el de los demás. Una clave es construirlo respondiendo a eso que sabes, lo que haces y lo que sientes. Pero la mejor manera de saber cuál es, es a través de los demás, a través del feedback o retroalimentación, y ésta es una gran herramienta para lograr traducir el conocimiento. Todos tenemos un superpoder único, pero éste solo podrá construir si nos atrevemos a conocer al otro y a entender en su diferencia un potencial increíble para sumar superpoderes y lograr la transformación real de nuestra organización, cultura, ciudad y sociedad. 
2. Haz un compromiso por 30 días para transformar un hábito excluyente. La clave está en descomponer ese hábito en pequeñas acciones que puedan cambiar. Piensa en esa acción pequeña, una que puedas recordar. Para escribir el compromiso, ten en cuenta 3 claves: 
● Descubrir el momento o la situación que genera el hábito (lo que lo detona) 
● Identificar el hábito que quieres cambiar 
● Establecer el nuevo comportamiento con el que te comprometerás 
Ejemplo: “Cuando (detonante) _____________ ocurra, en lugar de (comportamiento anterior) ___________, voy a ____________(nuevo comportamiento)” Todo impacto y transformación es antes que nada una responsabilidad propia, un reto desde el ser. 
Todo es cuestión de estar en una constante construcción e iteración para ser la mejor versión de nosotros mismos. Si como líderes no somos capaces de cambiar no seremos capaces de inspirar ese cambio en ninguno de nuestros colaboradores ni equipos. Abracemos entonces la diferencia propia y la de los demás, potenciémosla para conectar, inspirar y aprovecharla. “Una organización incluyente es aquella en la que todas las historias importan” (Nouman Ashraf) Nuestra historia nos hace únicos ¿Qué tal si nos permitimos conocer eso que hace únicos a los otros?.
La invitación es a perder el miedo a ser juzgados desde nuestra diferencia, porque de la misma manera juzgamos con miedo la del otro. Pero sobretodo, a perder el miedo a llevar nuevas estrategias de diversidad e inclusión a la realidad en nuestras organizaciones. ¡Atrévete a transformar y a inspirar a otros!